Té de moringa: Beneficios – propiedades y cómo hacerlo

La moringa es una planta ideal catalogada como un súper alimento donde todo se aprovecha y aporta en el organismo. De todas las formas de consumir, hacer infusiones o té es la forma más usada y con excelentes resultados. Te cuento sobre los beneficios y ¿cómo hacer un buen té de moringa?

El té de moringa ¿para qué sirve? – Beneficios y propiedades

El té de moringa se hace con varias partes de la planta, pero las dos más gustadas y beneficiosas son el té de hojas secas y el de hojas verdes. Cada uno tiene sus propiedades y beneficios.

Té de moringa para adelgazar

El primer beneficio más usado es para adelgazar. Hablamos de su capacidad de nutrir nuestro organismo con un bajo nivel de calorías, por lo que nos ayudará a bajar de peso.

Minimizar el riesgo de desnutrición en niños

El otro gran beneficio es para los niños que no tienen una completa alimentación o tienen riesgos de desnutrición. Un té de moringa aporta 4 veces más calcio que la leche, 15 veces más potasio que un plátano, por tanto, usarlo como alimento complementario en los niños los ayudará en gran medida a su crecimiento. Hay estudios realizados en aldeas africanas, donde se logró sacar de la desnutrición a varias decenas de niños gracias al consumo de la moringa.

Mejorar las condiciones de nuestra piel

Un té de hojas frescas de moringa poseen 7 veces más vitamina C que una naranja, algo que beneficia a la piel, los pulmones, la digestión y otros elementos más en el organismo.

Disminuye las posibilidades de padecer de insomnio

Y el beneficio más conocido del té de moringa es para combatir el insomnio. Principalmente en Centroamérica es conocido este uso y muy utilizado.

¿Cómo se prepara el té de Moringa?

La preparación de la infusión de Moringa es similar a la de otros té. Para ello se pueden usar, las hojas verdes, nunca amarillas, las hojas secas o el polvo. En cualquiera de los tres casos, se pone el agua a hervir, contando la cantidad de vasos que desea lograr. Cuando esté hirviendo, se le vierte la moringa, se tapa y se deja de 3 a 5 minutos. Luego se le saca la moringa o se cuela y está listo para consumir.

¿Cuántas hojas de moringa para té? Las proporciones varían según estudios y culturas. Llegando a un consenso, deben ser máximo unos 8g de hojas por vaso de té, o lo que es equivalente a una o dos ramitas, en dependencia de su tamaño.

Consejos sobre cómo preparar el té

  • Si lo vas hacer de hojas verdes, revisarlas que no tenga ninguna amarilla.
  • Tapar el agua cuando eches la moringa permitirá perder el mínimo de nutrientes.
  • Nunca echar la moringa sin el agua estar hirviendo, ya que estaría mucho más tiempo en el calor y perdería muchos de los nutrientes y propiedades.
  • El té de moringa es un alimento, no solo un medicamento. Su uso sistemático y controlado puede ayudar mucho al fortalecimiento del cuerpo. Su consumo es una medicina preventiva, pero siempre sin excesos.
  • Consumir el té en ayuna puede funcionar como laxante.

Efectos secundarios del té de moringa

Como todo, los excesos nunca serán buenos. En el caso del té de moringa, es importante mantener un consumo adecuado y sin excesos, ya que puede provocar efectos secundarios no deseamos como:

  • Aumento excesivo de glóbulos rojos, trayendo acidez y pérdida de sueño.
  • El consumo de té de raíz de moringa pudiera ser algo tóxico. Para algunas fuentes no es muy recomendable.
  • Se debe evitar en mujeres embarazadas, ya que aumenta las posibilidades de abortar.

En resumen, el té de moringa es una excelente manera de incorporar a nuestras dietas un alimento muy beneficioso capaz de complementar nuestras dietas. Así que no dudes en consumir diariamente un vaso de té en algún momento del día. En mi experiencia personal, en las noches, ya que nos ayudará además a dormir mejor.

[Total:30    Promedio:3.2/5]

Si te quedaron dudas de algo, déjanos un comentario